Páginas

Twitter

twitter: @FUTBOLCARIBE1 / FACEBOOK: FutbolCaribe Mas

IDIOMA

10.05.2012

Falcao, el pichichi de la fe


A pesar de su fama huye de los actos públicos y tan sólo acude con su mujer a su iglesia evangélica, religión que profesan numerosos rostros conocidos como Kaká

«Con Jesús nunca estarás solo». Radamel Falcao se levanta su camiseta y muestra su filosofía de vida al mundo. Acaba de marcar el gol de la victoria, uno de los tantos que atesora a lo largo de su extenso palmarés deportivo. Pero para él no es uno más. Cada tanto, cada éxito, es una nueva oportunidad para dar las gracias a Dios. «El Señor me ha dado todo lo que tengo y, por tanto, sólo me debo a él», repite en cada entrevista. Quizá, a ojos ajenos, este fervor también sea un atractivo más del jugador que se ha convertido en el becerro de oro del fútbol patrio. Ahora, Falcao es el hombre de moda. Todo el mundo habla de él. Para más señas: el pichichi de la Liga española, por delante de otros deportistas de relevancia internacional como Messi o Cristiano Ronaldo, a pesar de haber estado coqueteando con las lesiones desde el comienzo de la temporada. O el héroe del Atlético de Madrid, el artífice de las últimas copas.

En cambio, no hay triunfo que enturbie su misticismo, que fue precisamente lo que enamoró a su mujer, la cantante y compositora argentina Lorelei Tarón. «Lo que más me gustó de él fue su entrega a Dios», asegura. Eso, y que no encarnaba el prototipo de futbolista obnubilado por las fiestas y el desenfreno ocasional. Se conocieron en una iglesia evangélica en Argentina. Tardaron poco tiempo en casarse. Fue el 12 de diciembre de 2007. «Teníamos unos amigos en común, hizo muchas cosas par conquistarme y no mucho tiempo después decidimos pasar por la vicaría», suele contar cuando se le pregunta. 

Tras vivir cuatro años en Portugal, ya que él jugaba en el Oporto del país luso, han recalado en Madrid, donde no hacen prácticamene vida social. Salvo una excepción que confirma la regla: recientemente, han apadrinado con su presencia la inauguración de una nueva tienda en la capital española, muy conocida entre las celebrities de Hollywood: True Religion (religión verdadera, en inglés). Toda una declaración de intenciones y el verdadero motivo por el que abandonaron su ostracismo mediático. Si el asunto va con Dios, ahí está El Tigre, como es conocido, junto a su joven mujer, que le acompaña a todas partes. Por su parte, ella suele utilizar las redes sociales para mandar mensajes como: «Jesús te ama».

Sin privacidad
Por ese motivo, no es de extrañar que la pareja siga sin faltar a su cita con Dios. El astro del balón y Lorelei, de inquebrantable fe, acuden eventualmente a una iglesia evangélica situada en la zona sur de Madrid, cuyo pastor es el aclamado cantante de canciones de temática religiosa Marcos Vidal. Hace unos días, estuvieron allí, pero, fuentes cercanas a la pareja, confirman que la popularidad, no les permite vivir esta parcela de su vida tan importante para ambos con la privacidad que desearían. Aun así, visitan siempre que pueden a Vidal, que cuenta con una prolífica carrera musical en el sector de la fe evangélica a sus espaldas. Este líder espiritual también arrastra a muchos más personajes conocidos, por lo que es posible encontrarse a Kaká orando y rindiéndole culto a Jesús, de la mano de su esposa, Carol Celico.

Recientemente, la mujer del jugador del Real Madrid organizó un macro concierto en Madrid, donde el pastor de dicha iglesia era uno de los artistas invitados. Al igual que Falcao y su esposa, el tándem Kaká-Celico no protagoniza escándalos, llevan una vida sosegada alejada del ruido de la noche y las fiestas. Tampoco hacen ostentación pública de posesiones o grandezas, a diferencia de otras parejas. Ella no es una WAG’s al estilo de Sara Carbonero, pareja de Iker Casillas, o Nagore Aramburu, esposa de Xabi Alonso. Aunque tampoco obvia las tendencias en moda, es profundamente familiar y creyente. Además preside una asociación benéfica la Fundación Amor Horizontal, cuyo lema es «dar una inyección de ánimo a través de la palabra de Jesús».

Pero no son los únicos que suelen ir a las reuniones que realiza la nombrada iglesia evangélica en el extrarradio de la capital, a la que también acuden cada domingo centenares de personas anónimas. Es habitual toparse con Antonio Carmona y su familia. «Nosotros vamos porque nos encanta escuchar a Marcos, nos fascinan las letras de sus canciones. No somos de ninguna congregación, ni tan siquiera somos evangélicos. Nos consideramos personas de fe. Queremos llegar allá donde se encuentre la verdad, el amor, el espíritu. Personalmente, he leído la Biblia, el Corán y todos los demás textos sagrados y la conclusión a la que he llegado es que la verdad es la que te lleva a elevarte», explica a LA RAZÓN Mariola Orellana, esposa del cantante y representante de artistas como Rosario Flores. En efecto, estuvo un tiempo separada de su marido, pero finalmente vuelven a ser una pareja feliz.

Otro rostro habitual es Antonio Manuel Álvarez Vélez, conocido popularmente como Pitingo, católico confeso. Por ejemplo, esta última Semana Santa el cantante onubense sorprendió a propios y extraños entonando una saeta desde un céntrico teatro madrileño al Cristo y a la Virgen de la Paz. Además. Habitualmente también organiza conciertos con compañeros de la profesión con fines benéficos. Al igual que para los anteriores famosos, la religión se ha convertido en un salvavidas para otros conocidos como el cantante Juan Luis Guerra o Juan Carlos Valerón, que también forman parte del movimiento evangélico. Este último es uno más de la asociación Atletas de Cristo, una asociación espiritual que a su vez integran otros jugadores esencialmente brasileños como el propio Kaká, Zé Roberto, Gilberto, Lúcio, Cicinho, Silvinho o Edmilson. «Durante los mundiales leemos juntos la Biblia, rezamos y vamos a misa», dicen. 

Mientras otros como Cristiano Ronaldo, al que ya han bautizado como «macarra chic» por su estilo de vida y su apariencia física, y otros jugadores como Özil o Pepe celebran cada triunfo en la discoteca de turno hasta altas horas de la madrugada, otros, como Kaká o Falcao apuestan por quedarse en casa. Es el camino que han elegido.