Páginas

Twitter

twitter: @FUTBOLCARIBE1 / FACEBOOK: FutbolCaribe Mas

IDIOMA

4.15.2013

El enmascarado dio la cara

Foto ole.com.ar

Por: Sebastián Marengo

Sin el antifaz y con los pies sobre la tierra, el colombiano dijo que fue el mejor momento que vivió como futbolista.

Puede comparárselo con el Llanero Solitario, el Zorro o Batman. Pero es simplemente Humberto Osorio. El nuevo superhéroe que apareció para darle vida e ilusionar a todos por Concepción. Ese, y su antifaz, son las similitudes que unen al colombiano. El mismo que quedó en la historia de San Martín tras sus 3 goles para el 6-1 del sábado ante Boca, y que además fue el primer triunfo del Verdinegro sobre el club de la Ribera. Ayer, feliz, demasiado alegre y en la intimidad de su departamento en el piso 6 (como una premonición sobre lo ocurrido un día antes) junto a su esposa Mónica y su hija Gabriela, dejó de lado el protector nasal que estrenó ante Boca por la fractura de tabique para poder ver mejor su realidad y compartir lo que definió como el mejor momento de su vida futbolística y porque “3 goles a Boca no se da todos los días. Esto fue histórico para el equipo, para San Martín, para San Juan, para mí. Si uno le hace 3 goles a un equipo que no sean de esa envergadura no pasa nada. Hacerle goles a Boca es muy importante y más para mí”, destacó.

“Estoy muy contento, nunca me imaginé marcar 3 goles, si 1 o 2. Es muy importante y en lo personal algo muy grande, porque cualquier jugador sueña con marcarle 3 goles a Boca. Más por la magnitud del rival a nivel mundial, que estuvo Bianchi de técnico y por todo lo que repercute”, se despachó sin titubear.

Humberto sólo había anotado este año ante Arsenal, pero no sirvió ya que perdieron 3-2. No obstante nunca bajó la guardia. “Quería marcar goles porque no venía con una buena racha. El delantero vive de esto y estaba un poco preocupado, pero sí con mucha fe que llegaran y se dieron contra Boca”.

El delantero abrió la cuenta a los 2’, puso el 4-1 sobre los 47’, también del primer capítulo. Y estampó el 5-1 a los 9’ del complemento. “¿Cuál fue el que más me gustó? El tercero por la calidad técnica y más vistoso, pero el más importante fue el primero. Y el segundo nos dio tranquilidad, ya que con el 4-1 el partido se acabó”.

Pero en cada gol hubo algo que lo distinguió y no fue el festejo con las manos en alto mirando al cielo, sino el antifaz que lo hizo sobresalir del resto. El mismo que debió estrenar por obligación y que ahora puede transformarse en una cábala. “No sé si definirlo así, simplemente tengo mucha fe en Dios. Lo uso porque me siento con más confianza de jugar, porque así no me va a dar miedo que me lastimen otra vez la nariz porque tengo el tabique roto y cualquier golpe ahí me va a sangrar. Fue más que nada por protección, no creo que sea una cábala”, respondió entre risas, y adelantó que lo va a seguir utilizando hasta final del campeonato y luego ver si se tiene que operar. Y al respecto del protector “mágico” dijo que “es un poco incómodo pero tengo que acostumbrarme. Lateralmente no tengo mucha visibilidad pero si la tengo de frente”.

Además de la ovación y todos los elogios que no paró de recibir ayer, a sus 24 años se llevó como premio la pelota con la que marcó 3 goles. Y si bien es un clásico cuando un jugador hace un triplete (hat-trick), Osorio se olvidó de pedirla. “Salí de la cancha y el médico Gastón me dijo ‘¿y la pelota? anda buscala le dije’, y ya cuando todo terminó me llamaron y me la tenían, la que quedará guardada como recuerdo”.

Y esto se debe a que el sábado el ex delantero de Millonarios de Colombia vivió el mejor momento desde que es futbolista. “La verdad que sí, porque 3 goles a Boca no se hacen todos los días y lo disfruté al máximo. Y también por lo que hicimos dentro del campo de juego, porque siempre fuimos para adelante y este era el partido para San Martín. Este momento lo puedo comparar sólo con cuando debuté, que marqué dos goles y tenía 18 años. Esos dos goles fueron muy emocionantes y fue muy bonito para mí”.

El categórico triunfo y el despliegue del equipo fueron sobresalientes y por unos instantes la goleada lo hizo olvidar que siguen en descenso directo y que ese es el real objetivo para las 10 fechas que quedan. “Necesitábamos disfrutar un ratito. De disfrutar una victoria y no enfocarnos tanto en ese tema. Disfrutar el triunfo, que jugamos bien, de que sí podemos y darnos cuenta que con fe, ganas y actitud se pueden lograr partidos así y que este es el camino”, aseveró.

Los tres goles de Humberto Osorio siguen recorriendo el mundo por haberselos marcado a Boca y eso es una carta de presentación para el futuro cercano del nacido en Valledupar en el Caribe colombiano, para quien a fin de temporada se vence su vínculo con el Verdinegro. “Trataré de acá al final marcar muchos goles. Esa es mi meta y tengo mucha esperanza en que se puede dar. Esto que se dio ante Boca es un paso extra por la clase del rival ya que los demás equipos ven eso, ven que uno le puede marcar goles a equipos grandes. Dios quiera que llegan más goles y me abra puertas”, para agregarle, “Hoy estoy muy bien en San Martín, la ciudad es muy tranquila y sobre mi futuro ya se verá, todavía falta y pienso en seguir sumando para quedarnos en Primera”, cerró con otra impecable definición.

Tomado de:  diariodecuyo.com.ar