Páginas

Twitter

twitter: @FUTBOLCARIBE1 / FACEBOOK: FutbolCaribe Mas

IDIOMA

5.02.2013

Barcelona: ¿Fin de un ciclo o simplemente una nómina que se quedó corta?


Después de ser vapuleado por el Bayern Múnich en la serie semifinal de la Champions League, muchos afirman que llegó el final de la época más dorada del club catalán; sin embargo, la estructura del equipo azulgrana también deja entrever que lo sucedido no es más que una pasajera crisis deportiva.

Hace cuatro años cuando el equipo dirigido por Josep Guardiola llegó a la final en Roma para enfrentar al Manchester United, después de dejar en el camino al Chelsea con un arbitraje polémico de por medio, propios y extraños no dimensionaban lo que se venía para el club azulgrana.

El estadio Olímpico de Roma fue testigo de la derrota del entonces vigente campeón a manos de un Barça descollante, que tuvo en Lionel Messi la expresión más exquisita del fútbol bien jugado y fundamentado en los dones divinos e innatos que sólo alguien como el rosarino criado en la Masía puede tener.

Ese año hizo una temporada perfecta que difícilmente un club llegue a Igualar, pues ganó La Champions, La Liga, La Copa del Rey, La Súper Copa de España, La Súper Copa de Europa y el Mundial de Clubes.

No obstante, aunque la temporada siguiente fue también brillante (2009-2010), el gran trofeo europeo se le escapó en el Camp Nou cuando el Inter de José Mourinho, planteó un partido ultradefensivo y se batió como león herido, para defender la ventaja que había conseguido en el Giuseppe Meazza, y coronarse campeón europeo en el Santiago Bernabéu, un placer que ningún club del mundo hubiera disfrutado más que los ‘catalanes’ de Barça.

La temporada 2010 y 2011, fue una nueva oportunidad para los hombres de Josep Guardiola, quienes de nuevo con un fútbol descollante, se pasearon por las canchas europeas, exhibiendo el poderío de los campeones mundiales Puyol, Pique, Pedro, Sergio Busquets, Xavi, Iniesta y Villa, sumados a Messi el mejor jugador que haya visto el nuevo milenio y quizá cualquier década.

Fue así como se repitió la final romana de la temporada 2008-2009, sólo que en esta nueva oportunidad se trasladó al Wembley, donde de nuevo el Barça daría un repaso de buen fútbol. El poderoso Manchester United, el club donde Alex Ferguson lleva liderando el proyecto deportivo desde 1986, lució más impotente que nunca, y vio como la cuarta ‘orejona’ no era para los de Old Trafford sino para los azulgrana, quienes les repetían la dosis pero con la esta vez con una superioridad abrumadora.

Pero la cosa no terminaría ahí, pues los éxitos deportivos de esa temporada, llevarían a Barcelona a ganar de nuevo una Liga Española por encima de la danza de los millones del Real Madrid, además de un nuevo Mundial de Clubes.

Ese fue el tope del Barça, el que acostumbró a los hinchas culés, sus verdaderos dueños y dolientes, a ganar de todo, el que sumó miles de nuevos adeptos que en su mayoría apelando al oportunismo de subirse al bus de la victoria, se empezaron a jurar más catalanes que Salvador Dalí, Joan Manuel Serrat, Joan Miró o la Catedral de la Divina Familia, aunque no supieran ni siquiera quienes fueron Joan Gampero José Luis Núñez.

El ‘declive’ comenzó cuando se perdió la liga en 2012 ante el Madrid, y posteriormente la eliminación a manos del Chelsea en el Camp Nou. Después era cuestión de tiempo para que se oficializara la salida de ‘Pep’ del banquillo azulgrana, no porque su campaña fuera mínimamente cuestionable sino porque cuando se ha ganado todo, lo mejor es irse como el más grande.

Con la salida de Guaridola se dio la llegada de Tito Vilanova, el hombre que siempre estuvo cerca a ‘Pep’, desde que el heredero de Johan Cruyffencabezó el proyecto deportivo que tenía como fin consolidar la grandeza del Barça, esa que ya se había visto con el ‘Dream Team’ o con el campeón de la Champions de 2006, al mando de Frank Rijkaard.

Pero las cosas no serían fáciles para Vilanova, pues problemas de salud empezaron a aquejarlo, un cáncer en la garganta se hizo presente, y por ende tuvo que viajar a Estados Unidos para adelantar su tratamiento de recuperación.

Paralelamente, el equipo empezó a sentir la carga física y las lesiones se pusieron de manifiesto; por eso la ausencia de Carles Puyol se comenzó a sentir de manera latente en el plantel, pues el Barça perdía no sólo al mejor central que ha tenido en esta época, sino al capitán, al caudillo, al alma azulgrana.

A esto se le sumaron más bajas a lo largo de la temporada, como las de Javier Mascherano, Sergio Busquets, Abidal, Adriano y la más notoria de todas, la de Lio Messi. Como si lo anterior fuera poco, Xavi Hernández, el hombre que maneja los hilos del equipo en el gramado de cualquier estadio, empezó a tener un bajón en su producción.

También es claro que el equipo catalán se convirtió en Messi-dependiente, pues aún no se ha superado la ausencia de ‘Titi’ Henryy Samuel E’too, y si el argentino se lesiona, el Barca ya no es el mismo. De igual modo, refuerzos como Zlatan Ibrahimovic, David Villa o Alexis Sánchez no se pudieron consolidar en la delantera como lo hicieron el francés o el camerunés en su momento.

Hoy todo eso se juntó en la serie semifinal de la Champions League 2012-13, y por eso muchos vaticinan que es el final de un ciclo brillante, pero yo no estoy de acuerdo con esa aseveración, pues las causas que llevaron al Barcelona a encajar los siete goles ante el Bayern de Múnich, son coyunturales más no estructurales.

Es evidente que el Barcelona dentro de poco se va a parar, pues sólo tiene que reforzar sus líneas con algunos buenos elementos, fortalecer su delantera para que no dependa sólo de Messi. Además, ya vienen chicos de la casa como Thiago Alcántara, Cristián Tello, Marc Barta o Martín Montoya que tienen gran potencial para consolidarse en el cuadro culé.

No es descartable un cambio de técnico. Podría llegar un entrenador holandés como es la tradición del cuadro catalán, pero más allá de todo eso, este no es el final de un ciclo, pues el FC Barcelona, es en sí mismo mucho más que los sucesos ocurridos en una época determinada. El Barça es la fuerza de una nación, es la catalanidad en su máxima expresión, la cual se fundamenta en los 170.000 socios que a lo largo de la historia se han congregado para hacer fuerte la estructura deportiva y administrativa de un emblemático equipo ibérico.

Por: Aníbal Palomino Vargas. 
Tomado de: Golgolgol.net