Páginas

Twitter

twitter: @FUTBOLCARIBE1 / FACEBOOK: FutbolCaribe Mas

IDIOMA

7.06.2014

EL FUTBOL DE SEGUNDA DIVISION DE BRASIL ACABO CON EL SUEÑO


Por Moisés Adrian Aviléz-Alvarez

El partido más importante en la historia para cualquier selección Colombia, resulto ser un partido bastante cortado, incomodo desde el principio para la tricolor y bastante cómodo para Brasil, ese Brasil de Luis Felipe Scolari que se parece a Uruguay dejo un partido con 31 faltas, mientras que Colombia cometió 23.  Un partido violentísimo que corto el actuar de talentosos como James Rodríguez, una y otra vez machacado; de Cuadrado, de Teófilo, pero también de Neymar y de Oscar, todo bajo la complacencia del árbitro español Carlos Velasco quien a pesar del alto número de faltas cometidas por el pentacampeón solo mostro dos tarjetas amarillas.

El encuentro de Cuartos de final del mundial 2014, en el cual se impuso Brasil 2-1 fue sorpresivo por haber mostrado en el primer tiempo a una selección Colombia diferente a la vista en los anteriores partidos, vimos  a una Colombia timorata, desordenada, falta de carácter para aguantar a la peor selección Brasil que se halla visto. Una selección Brasil carente de futbol, muy parecida a la selección Brasil de 1994 pero sin Romario, Bebeto, Dunga y Raí, con un nivel futbolístico muy bajo.

Pero lo que sí tuvo Brasil fue la estrategia exacta para desestabilizar a Colombia, futbol táctico, futbol fuerte, poca vergüenza para jugar al pelotazo y para reventar el balón, pierna fuerte, el más típico futbol uruguayo de cualquier Peñarol o Nacional de Montevideo sin luz, sin brillo, sin magia pero de todos modos igualmente efectivo para el objetivo del triunfo.

Un partido que se definió en dos jugadas aisladas, de los dos defensas centrales de Brasil, un descuido de los colombianos en un tiro de esquina en el minuto 6 encontrado en el área por Thiago Silva y un tiro libre bien cobrado al borde del área de Ospina por David Luiz.

Pero contrario a esos primeros desastrosos minutos, Colombia fue todo un concierto en el segundo tiempo que dejo al descubierto a Brasil, la magia apareció vestida de tricolor y en el baile los brasileños terminaron con los dientes apretados, la entrada al final de Carlos Bacca (a quien le cometen el penalti) y de Juan Fer Quintero aumento la hegemonía colombiana y la disposición brasileña cual equipo de segunda división.

Colombia con dolor se despidió de la cita mundialista, pero fue la mejor actuación de la selección nacional en mundial alguno, fiel a su condición técnica y a su personalidad. Pekerman con esta selección nos recordó a todos, cual es el futbol colombiano; esperemos que siga como entrenador.

Al margen queda afirmar que la falta de Zuñiga en donde se fractura Neymar, es como aquel cuento en donde el niñito “A” es golpeado contantemente por su compañerito “B” y el niñito “A” no hace nada si no aguantar, hasta que un día decide reaccionar y saca su lápiz y hiere al niñito “B” y resulta que termina siendo castigado solo él, gracias a Dios la FIFA no dio pie a los tontos argumentos de la alicaída “canarinha”.
Publicar un comentario